Printed from es.chabad.org

Muerte de los Primogenitos

Muerte de los Primogenitos

E-mail

Cuando los primogénitos Egipcios escucharon la advertencia de Moshé sobre una plaga en la cual ellos todos perecerían, imploraron a sus padres, “¡Por favor liberad a los Judíos! ¡En el pasado, todo lo que Moshé predijo acaeció, y nosotros no deseamos morir!” Los padres Egipcios se rehusaron a escucharlos, contestando, ‘Cada hombre posee diez hijos. ¡Es mejor que cada familia sacrifique uno de sus hijos antes que dejar a los Judíos salir libres!”

Viendo que sus padres eran despiadados, los hijos primogénitos decidieron exhortar al Faraón. Razonaron, ‘El Faraón ciertamente consentirá porque él mismo es un primogénito.” Ellos suplicaron al Faraón, ¡Conceded libertad a los Judíos! ¿Por qué deberíamos todos nosotros ser aniquilados y vos también?”

“¡Expulsad a estos hombres del palacio!” el Faraón coléricamente dio instrucciones a sus sirvientes.” “¡Nosotros todos debemos estar preparados para sacrificar nuestras vidas para impedir a los Judíos partir!”

Los primogénitos retornaron a sus hogares, mas antes de medianoche, hicieron estragos en la tierra desenvainando sus espadas y, en ira ciega, matando a sus padres y a quienquiera cruzara sus sendas.

Ellos tomaron todo tipo de precauciones en la esperanza de ser salvados de la Plaga.

Algunos fueron escondidos por sus padres en los templos de idolatría que pensaron eran seguros.Muchos niños primogénitos corrieron a la tierra de Goshen para dormir en las mismas camas que los Benei Israel.

Al exacto momento cuando la medianoche sonó, las palabras de Hashem se hicieron realidad. El Todopoderoso descendió sobre Egipto, acompañado por una multitud de Ángeles Destructores.

Hashem Mismo mató a los primogénitos, mientras los Ángeles de Destrucción fueron asignados la tarea de matar a los todavía no nacidos primogénitos aún en los úteros de sus madres.

Todos los niños primogénitos murieron, tanto varones como mujeres, desde los nobles hijos del Faraón hasta el esclavizado primogénito de los prisioneros Egipcios quienes habían afirmado maliciosamente, “Nosotros preferiríamos permanecer en prisión por el resto de nuestras vidas que ver a los Judíos salir libres.”Hashem también mató a los primogénitos de todos los animales porque los Egipcios los adoraban.

Los primogénitos Egipcios quienes se escondían en los templos de idolatría fueron destruidos junto con sus dioses todos los cuales se desintegraron - los ídolos de madera se pudrieron, los ídolos de piedra se disolvieron, y las imágenes de oro y plata se fundieron. Ni un solo ídolo permaneció intacto excepto el ídolo BaaI Tzefón el que continuó existiendo a fin de conceder a los Egipcios la elección de atribuirle a él supremacía.

En familias en las cuales no había niños primogénitos, el mayor de la casa fue muerto.En hogares donde los primogénitos habían fallecido antes de la plaga, los perros arrastraron sus cadáveres fuera de sus sepulturas, los masticaron, y también demolieron las estatuas erigidas en su honor.

La mujer anciana que había ridiculizado la profecía de Moshé fue la primera en ser atacada. Ella poseía una estatua de su hijo primogénito varón la cual apreciaba más que su vida. Los perros la arrancaron y la demolieron, y ella fue muerta de pesar. Todos los Egipcios fueron más afectados al ver sus estatuas destruidas que por la real muerte de sus primogénitos. Además, la vista de sus ídolos desplomándose y desintegrándose frente a sus ojos evocó en ellos la más grande pena.

El palacio del Faraón era la escena del desastre. Casi todos sus hijos estaban muertos y así estaban los hijos de sus sirvientes. El Faraón, loco de ira, asió una espada y ejecutó a todos los consejeros y nobles quienes le habían aconsejado a él desobedecer a Moshé. Esta fue la tercera masacre de reshaím en aquella terrible noche de castigo:

►Los primogénitos habían matado a sus padres y a quienquiera que encontraron.

►Hashem destruyó a los primogénitos a la medianoche.

►El Faraón mató a todos sus nobles y asesores.

Siguiendo a la Plaga, una turba de Egipcios tomó por asalto el palacio, con la intención de asesinar al rey en revancha, y él tuvo que esconderse.Mas el Faraón escapó porque Hashem lo mantuvo con vida para que pudiera dar testimonio de todos Sus milagros.

¿Por qué la Plaga de la Muerte de los Primogénitos tuvo lugar en la noche en vez de en el día? Hashem estaba así castigando a los Egipcios mídá- kenegued- midá por haber revertido el orden natural de las cosas. Ellos habían ordenado a los Benei Israel realizar labor que es usualmente hecha en el día a la noche y viceversa, y habían comandado también a los hombres Judíos realizar trabajo ordinariamente hecho por mujeres mientras a las mujeres les asignaron las tareas de los hombres. En consecuencia, Hashem también revirtió el orden natural y los castigó en el medio de la noche.

Los Egipcios merecían que sus primogénitos fueran muertos como castigo por haber intentado aniquilar a los Benei Israel quienes son llamados, “el hijo primogénito de Hoshem” (Shemot :).Hashem, no obstante, esperó hasta el mismo fin antes que El comenzara esta severa Plaga sobre los Egipcios. El esperaba que ellos hicieran teshuvá tan pronto como fueran hechos sufrir y sus animales y pertenencias fueran atacados, y así la Plaga que era una amenaza a sus vidas podría ser evitada.

El orden que Hashem empleó en traer las Plagas se asemejaba a las tácticas de un rey que quiere hacer guerra para subyugar a un país enemigo.

►Sangre: En subyugar un país enemigo, la primera acción del invasor es cortar los aprovisionamientos de agua. Así, Hashem convirtió el agua de los Egipcios en un líquido no bebible.

Ranas: Después de eso, el atacante atemoriza al enemigo por medio de tambores, sonidos de trompetas, y el resonar ruidoso de caballos y carretas. Similarmente, Hashem trajo la ranas cuyo croar aterrorizó a los Egipcios.

Piojos: Inmediatamente después, el invasor trae arqueros quienes arrojan una multitud de flechas contra el enemigo; de forma similar, Hashem trajo piojos que atacaron a los Egipcios como flechas.

Bestias Salvajes: El atacante luego convoca a aliados extranjeros para unirse a él. Por lo tanto Hashem citó toda clase de bestias destructivas del desierto para reunirse contra los Egipcios.

►Pestilencia: A medida que el atacante se acerca al campo rival, él envía jinetes frente a si para aniquilar los animales del enemigo. Esto fue logrado por la pestilencia.

►Forúnculos: Llegando aún más cerca del campo enemigo, el conquistador busca destruir el ejército opositor; así, Hashem infligió sus cuerpos con forúnculos.

►Piedras de Granizo: El lanza misiles para demoler los muros de la ciudad.

►Langostas: Subsecuentemente, él congrega su ejército para conquistar la ciudad; por lo tanto las langostas acabaron cualquier cosa que fue dejada por el granizo.

►Oscuridad: Una vez que él ha tomado posesión de la ciudad, toma a los enemigos cautivos y los aprisiona.

►Muerte del Primogénito: Finalmente, él ejecuta a los líderes y generales del campo enemigo.

Hashem causó Diez Plagas a los Egipcios para castigar al Faraón quien negaba la existencia del Creador del universo el que había sido traído a existencia por Diez Pronunciamientos.Los Benei Israel, más aún, merecían que sus enemigos fueran afligidos con Diez Plagas porque su antepasado Abraham había exitosamente resistido Díez Pruebas.Las Plagas emergieron de todos los variados elementos, algunas del agua, algunas de la tierra, y algunas del cielo, para manifestar que Hashem es el Amo sobre todos ellos.

Extraído del El Midrash Dice, de la Editorial Bnei Sholem
© Editorial Bnei Sholem.

Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de la Editorial.

Derechos Reservados.
© Copyright, all rights reserved. If you enjoyed this article, we encourage you to distribute it further, provided that you comply with Chabad.org's copyright policy.
E-mail
1000 Caracteres restantes
Deseo ser notificado cuando se publiquen nuevos comentarios.
Ordenar por:
Discusión (1)
19 Marzo, 2013
muerte de los primogénitos
¿Por qué se produjeron milagros en Egipto? Porque creíamos que ocurrirían. Los que no creyeron en milagros vieron solamente plagas.
Daniel Levi
Lima, Perú
Publicado en ES.CHABAD.ORG