Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Printed from es.chabad.org
Contáctenos
Visit us on Facebook

Cien Sonidos

Cien Sonidos

E-mail

Es ahora una extendida costumbre hacer sonar el shofar cien veces en Rosh Hashaná - incluyendo , shevarim y . Estos cien sonidos son considerados simbólicos de las ciento un letras contenidas en el lamento de la madre de Sisera mientras ella aguardaba el regreso de su hijo del campo de batalla como se indica en el Canto de Deborah [ver Shoftim 4].

La relación del toque del shofar en Rosh Hashaná y el lamento de la madre de Sisera requiere una explicación en mayor detalle. Además, si ésta es la fuente de hacer sonar el shofar más veces de lo requerido, ¿por qué no lo hacemos sonar ciento una veces?

El objetivo de tocar el shofar es hacer surgir la compasión de D-os por los descendientes de Isaac quien fue ofrecido como un carnero en el altar, mientras el lamento de la madre de Sisera fue una expresión de dolor llena de animosidad y odio. Al esperar a que su hijo volviese del campo de batalla, se imaginó que él estaba ocupado matando y tomando los despojos y fue con pensamientos como éste que buscaba consolarse. ¿Puede haber mayor crueldad? Por lo tanto, imploramos: que los cien sonidos del shofar de compasión y piedad anulen todos los demás gritos -excepto uno: el dolor de una madre por su hijo, ya que hasta la más brutal de las madres merece compasión cuando se lamenta por su hijo. Así, tocamos cien sonidos y no ciento uno.

Entre las comunidades sefarditas, se suena un tekiah adicional antes del recital de Alenu al final de Musa, para un total de ciento un sonidos de shofar. Esto corresponde al valor numérico de las letras del nombre Miguel, el ángel guardián de Israel que busca piedad en representación suya.

Se acostumbra sonar un tekia gedola [un toque largo] como el sonido concluyente del shofar a fin de confundir a Satanás y evitar que acuse a Israel de no sentir temor por el juicio Divino al comer una cena festiva de los servicios. Cuando Satanás oye que el shofar es hejo sonar más veces que las que la Torá requiere, se confunde y se siente aprensivo de que los sonidos adicionales podrían ser los del shofar del Mashiaj.

Pero, ¿es posible que Satanás, el intrépido acusador de Israel quien es capaz de poner trampas astutas a la humanidad, sea tan tonto para asustarse por un sonido que hasta un niño sabe que no es el sonido del shofar del Mashiaj?

Aprendemos que cuando el pueblo de Israel oye el shofar tocado en Rosh Hashaná, suben a un nivel en el que de hejo son capaces de traer la redención final. Cuando suena el shofar en cumplimiento de los preceptos del día, sus corazones cerrados se abren, se arrepienten de sus pecados y sus pensamientos son de arrepentimiento. Satanás conoce el poder de los sonidos del shofar. Aunque pudiesen originar de los labios del hombre, bien pueden culminar con la venida de Mashiaj ben David.

© Copyright, all rights reserved. If you enjoyed this article, we encourage you to distribute it further, provided that you comply with Chabad.org's copyright policy.
E-mail
1000 Caracteres restantes
Deseo ser notificado cuando se publiquen nuevos comentarios.