Un consejo :
Ingresa tu email y recibirás todas las semanas nuestro boletín con refrescantes artículos para reflexionar y emocionarse, enriqueciendo tu vida semana a semana. Y ademas, es gratis.
¡Ahh, antes que me olvide visita nuestra pagina de Facebook!
Printed from es.chabad.org

Historias del Talmud

Historias del Talmud

E-mail
Hace muchos años, cuando el Templo de Jerusalém estaba en pie, vivían allí dos tenderos llamados Rabí Elazar ben Tzadok y Aba Shaul ben Botnit.
Rabí Akiva comprendió que algo verdaderamente raro estaba pasando. Le ordenó al hombre que se detuviera y le pidió que le explicara quién era y qué estaba haciendo.
La bendición del Rav fue cumplida. Rab Huna se hizo muy rico. No le faltaba nada. Inmediatamente llegó la época de su hijo, Rabá, casarse. La boda fue un gran y magnífico evento.
Dice le Talmud: "De acuerdo al esfuerzo así es la paga".
Al llegar a su hogar ordenó a su esposa preparar la mesa para comer. "Pero no tenemos nada de alimento en casa. ¡Esperaba tu llegada para que me dieras algunas monedas para ir al mercado!" -dijo la mujer sorprendida...
Relatos del Talmud
Decretaron: “Iehudá que nos exaltó, será elevado. Iose, que se quedó callado, será exiliado a Tzipori; Shimón que nos denigró, será ejecutado.
¿Por qué no Se revela varias veces al año a su pueblo para que Le teman?
Más tarde, al mediodía, volvió y le pidió al Emperador que saliera. - Estoy listo para mostrarte a Hashem - anunció.
Rabi Moshé preguntó a su amigo sobre su vida, su familia, sus viajes. Biniamín contestó a todo pero no pudo contenerse y preguntar: “Rabi Moshé, ¿qué está haciendo aquí solo, en esta cueva en el desierto?”
Talmud, Taanit 5b
Un hombre viajaba por el desierto hambriento, sediento y cansado cuando se encontró con un árbol que proporcionaba abundante sombra y frutas deliciosas.
Publicado en ES.CHABAD.ORG