Printed from es.chabad.org

¿Por Qué Gritamos?

¿Por Qué Gritamos?

E-mail

Algunas personas se preguntan por qué los padres gritan a sus hijos. A continuación les explico la lógica que hay detrás de esta acción.

¡Los chicos pueden ser tan exasperantes! Puedes llamarlos, y volver a llamarlos y no vienen. Les gritas y les explicas y no escuchan. A veces les tienes que pegar cuatro gritos para que te presten atención. Entonces, cuando les gritas, por fin te toman en serio.

Otra buena razón para gritar es que te ayuda a que puedas desahogarte. Es muy frustrante andar corriendo todo el día de aquí para allá, haciendo los mandados, trabajando, llevando la casa, ocupándote de todo el mundo para, después de todo esto, tener que lidiar con un hijo para quien la idea de una diversión es fastidiar de todas las maneras posibles al bebé en su hora del baño. ¿Cuánto puede soportar una madre? Al gritar liberamos las tensiones y así evitamos desarrollar úlceras.

Y dicho sea de paso, a nosotros nos gritaron mucho y salimos bastante bien. Nos convertimos en correctos y equilibrados miembros de la sociedad. Bueno, quizás no tengamos la mejor relación con nuestros padres pero, lo principal es que el resultado no ha sido malo.

Por último, no lo podemos evitar. Gritar está en nuestros genes y es una reacción que surge de los modelos que nos brindaron nuestros padres. Es natural. Lo que se aparta de lo natural es no gritar. Exige mucho autocontrol, es algo así como dejar de consumir azúcar, café y harinas blancas por el resto de nuestras vidas. Si partimos de la base que no deberíamos gritar, entonces nuestras cuerdas vocales vendrían pre-programadas en Mute.

Es así, son las explicaciones (¿racionalizaciones?) más comunes y corrientes para justificar los gritos que hemos recibido de nuestros padres. Y, aunque todas contienen elementos de verdad, hay otra cara de la moneda que debe ser considerada. Cuanto más gritemos a nuestros hijos, mayor será la cantidad de hábitos nerviosos que van a desarrollar. Cuanto más griten los padres tanto más aumentarán los síntomas del estrés, tales como arrancarse el pelo, escarbarse la nariz, parpadear, mojar la cama y otros. Cuanto más gritemos, peor será la salud física de los niños: más dolores de cabeza, de estómago, resfrios y gripes. Cuanto más gritemos, mayores serán los problemas de conducta de nuestros hijos: desobediencia y desafío en casa o el colegio.

Cuanto más gritemos, más problemas sociales tendrán nuestros hijos: serán víctimas de hostigamiento, o serán hostigadores, les costará hacer amigos y mantenerlos. Y, cuanto más gritemos, mayor será la tendencia de nuestros hijos a presentar falta de concentración para hacer los deberes. Ningún niño proveniente de un hogar donde se grita presenta toda esta sintomatología en forma simultánea; la vulnerabilidad individual de cada niño determinará el o las áreas de funcionamiento que podrán verse afectadas.

Y todavía queda más para agregar. Si les gritamos ininterrumpidamente durante dos décadas (es decir, durante los años de la adolescencia) entonces, una vez adultos, tenderán a presentar: más desórdenes de personalidad, más problemas de relación, más depresión y ansiedad, más problemas de salud, más dificultades como padres, más disfunciones de todo tipo posible.

Cuanto más gritemos a nuestros hijos, menos les vamos a agradar. Cuanto menos les agrademos, tanto menos querrán parecerse a nosotros. Al no identificarse con nosotros, posiblemente también rechacen nuestras enseñanzas, nuestros valores y cualquier cosa que queramos impartirles. Por eso, cuanto más gritemos, menos influiremos sobre nuestros hijos para que sigan por el camino que queremos que recorran. Cuanto más gritemos a nuestros hijos, tanto más se verá amenazada nuestra capacidad para transmitirles nuestra herencia judía, enseñarles a diferenciar entre el bien y el mal y compartir nuestras lecciones más importantes.

Además, hay grandes posibilidades que los niños a quienes gritamos con frecuencia durante dos décadas, no nos van a querer mucho cuando lleguen a ser adultos y se vayan del hogar. Algunos no nos volverán a hablar nunca más. Otros tratarán de mudarse al otro lado del mundo y, solo muy de vez en cuando, nos llamarán. Algunos se quedarán viviendo bastante cerca como para discutir con nosotros toda la vida. Veremos –o no- a nuestros nietos. Y muy posiblemente nuestros nietos también reciban gritos porque hemos incorporado un "programa de gritos" a su crianza. Cuando les gritamos a nuestros hijos, también les estamos gritando a nuestros nietos, bisnietos y... a los que vendrán.

De modo que, aunque por todas las razones anteriores sea tentador gritar, el precio para obtener un poco de colaboración es demasiado alto. Por suerte disponemos de una serie de poderosas alternativas para lograr la colaboración de un niño. Vale la pena tomarnos el trabajo de aprenderlas.

Por Sarah Chana Radcliffe
Sarah Jana Radcliffe , Doctorada en Psicología , es la autora de “Eduque a sus hijos sin levantar la voz”
© Copyright, all rights reserved. If you enjoyed this article, we encourage you to distribute it further, provided that you comply with Chabad.org's copyright policy.
E-mail
1000 Caracteres restantes
Deseo ser notificado cuando se publiquen nuevos comentarios.
Ordenar por:
Discusión (122)
15 Abril, 2014
calmarme
Buenas tardes:ami me pasa que me desespero muy rapido cuando veo q mi hija de 4 años portarse mal solo algunas veces lo hace yo no le pego pero si cuando me despero la grito solo eso y despues me arrepiento q puedo hacer gracias
janirei
callao
8 Abril, 2014
Yo a veces soy gritón y pierdo la paciencia con mis pequeñitos de 7 y 5 años se que hago mal y no sabe como me arrepiento de eso, ellos son mi vida y a veces pierdo la tranquilidad y termino gritándoles, por favor aconséjeme a mi y a tantos padres que pasan por este problema, porque nuestros hijos se merecen todo lo bueno de nosotros y jamas un grito de parte nuestra.muchas gracias
Cesar
LIMA
8 Abril, 2014
en mi caso el que me irrita es mi esposo, por su manera de darme la contra delante los chicos riendose de mi manera de llamarles la atencion, quitandome la autoridad demostrandoles que la autoridad es el y yo una pobre estupida que no sabe lo que dice. Por todo esto siempre terminamos gritando insultandonos entre pareja y tambien a los chicos.......... por favor que hago, mi paciencia ya se termino quiero que termine todo esto de una vez ...... hasta ya le pedi a mi esposo que se vaya
giovita
La Paz - Bolivia
6 Abril, 2014
¿Por Qué Gritamos?
Ahora comprendo tratare de solucionarlo. Gracias Jabad Lubavitch.
Shalom.-
victoria ovejero
tucuman
2 Abril, 2014
Buenas tardes es la primera vez que entro a la pagina y la encontre porque precisamente buscaba entre llantos,angustia y decepción algo que me ayudara a dejar de ser todo lo que acaban de describir en el tema vengo de una familia en la que jamás habia una conversación solo gritos, insultos entre mis padres y mi madre hacia mi por ser la consentida de mi padre, hice una promesa de no hacerlo con mis hijos y aqui estoy tengo un niño de 8 años no tengo paciencia trato de hablarle de mil maneras hasta que termino gritandole me siento terrible necesito ayuda y no se a quien acudir.
carmen rangel
mexico
2 Abril, 2014
Gritos
Hola, soy muy gritona con mi hijo,mi marido yno quiero eso, algun libro que me recomiendes o articulos. Gracias
Grisel Sierra
México
29 Marzo, 2014
porque gritamos
Me encanto este comentario, le agradezco por este articulo, ya que es de suma importancia, lo comparti con algunas amigas que tienen este problema, Shabath Shalom.
Digna Esperanza Aplicano
28 Marzo, 2014
Ayer le grittodo y fuerte a mi hijo y me siento muy mal, él es y ya sido siempre un niño muy bueno, mi esposa me dice muy triste despues a sola's "no le hubieras gritado así" en ese momento yo recuerdo cuando mi hijo tenía 1 o 2 años y que era indefenso y recuerdo lo mucho que lo amó y pienso que él hubiese entendido con una plática. Lo hice llorar por mis gritos y por que le dije una majaderia y lo asuste, le pedí perdón y le dije que nunca le debi de haber ofendido por que se supone que yo soy el protector suyo y si yo viera a otra persona gritandole y ofendiendolo de la manera en que yo lo hice, entonces lo defender la como un león, y entonces, yo por que si lo hago? Después de haberle pedido perdon el me dijo "no te preocupes papá esta bien" eso me quebro el corazón y traigo un nudo en la garganta quiero llorarle a mi hijo y pedirle más perdon por que no se si él sepa que de verdad estoy muy arrepentido. Yo soy un hombre que no quiero gritarle a mis hijos, estoy muy arrepentido.
Anónimo
27 Marzo, 2014
Y la solución
Hola, me parece muy interesante su artículo, pero le faltaría agregar las alternativas para educar a un niño en vez de gritarles. Si ya lo ha escrito en otro artículo, le agradecería que me lo compartiera. Gracias de antemano.
Pascal
22 Marzo, 2014
Interesante exposición muchas gracias estoy de acuerdo con usted, lo difícil es tratar de mantener el control
Anónimo
Show all comments
Cargar después 50
Publicado en ES.CHABAD.ORG